In memoriam. Lola Rubio.

Hace un año que nos dejaste. Un año lleno de recuerdos. Trescientos sesenta y cinco días de ausencia. No se oyen tus tacones por los pasillos ni vemos tu sonrisa por las mañanas, pero sigues presente. Eras, eres y será siempre alma de «Veracruz». Recordaremos tu valentía, tu arrojo, tu profesionalidad y dedicación, pero sobre todo te recordaremos a ti, Lola. Amiga, madre y esposa, siempre estuviste a la altura de la que tus dos hijos, tu esposo Luis y su Comandancia, el colegio y la cofradía requirieron de ti. Nunca hemos tenido, en este largo año, un día sin acordarnos de tu presencia, en la clase con los niños, en la que ahora es «tu» sala de profesores, por los pasillos, en el patio… Siempre te recordaremos, y  cada día 27 de marzo será un día especial para nosotros. Recibe un beso y un fuerte abrazo de cada uno de tus compañeros y compañeras allá donde estés.

No se admiten más comentarios